Inversión vs gasto en la venta de IT

El renting tecnológico permite invertir en tecnología puntera de forma continua y a través de un gasto fijo para los departamentos financieros.

Los departamentos financieros debemos buscar en nuestras compañías el gasto corriente frente a las inversiones que nos provoca un apalancamiento no deseado para las empresas modernas. Esta visión la trasladamos a cualquier entorno dentro de la compañía y buscamos los gastos corrientes que nos ayuden a la planificación y eviten el endeudamiento. Plantearemos este artículo como empresa de IT que busca opciones ventajosas para sus clientes desde la visión que, como yo, puede tener un responsable financiero.

Vivimos una etapa en las empresas tecnológicas que nos obliga a adaptarnos al nuevo escenario económico para poder ser cada vez más competitivos. Las nuevas tendencias del mercado nos obligan a hacer ingenierías financieras que nos favorezcan bajo varias premisas que deben de ser objetivos para la compañía moderna:

1. Evitar las inversiones no productivas. Es decir, evitar inversiones sin un retorno eficaz.

2. Planificación de las necesidades de tesorería.

renting tecnológico

Cualquier empresa debe afrontar un debate sobre si una compra debe de ser una inversión o un gasto. Es decir, la compra de una máquina que ayude a mejorar la producción siempre será una inversión, pero no ocurrirá lo mismo con la modernización de equipos informáticos si estos no forman parte esencial de la actividad de la empresa. En este caso deberíamos de considerarlo como un gasto. Planteando de este modo la inversión y el gasto, las empresas de IT hemos desarrollado fórmulas de venta que, bajo esta filosofía de ayuda para la modernización de las empresas, facilitan los cambios o renove de los equipos informáticos: el renting tecnológico.

Los servicios de renting permiten a los clientes adquirir el equipamiento informático y tecnológico necesario para el desarrollo de su negocio con todas las garantías y servicios añadidos necesarios. El renting tecnológico se considera en la empresa actual como la opción más adecuada para la contratación de equipamiento informático, ya que facilita la renovación y ampliación de la tecnología sin tener que realizar un gasto extraordinario. Además del beneficio para el cliente, el proveedor se sitúa como proveedor único de servicio mientras dure el contrato de renting -tres o cinco años en la mayoría de los casos-, consolidando de este modo una relación duradera, fiable y de estrategia como proveedor único anexionando en la medida de lo posible el resto de proyectos anexos a la infraestructura inicial instalada.

Ventajas del renting financiero en el sector IT

Podremos detallar como ventajas del arrendamiento o renting financiero los siguientes:

1. Posibilidad de disfrutar de un servicio integral a un coste competitivo, ya que el renting puede incluir toda clase de servicios de valor añadido tales como, instalación, mantenimiento, formación, seguros.

2. Protección de la liquidez: No se inmovilizan recursos de la empresa en bienes que necesitan constante renovación. El arrendamiento ayuda a conservar capital y mejora la capacidad de crédito con los bancos, ya que no consume CIRBE. La adquisición de costosos sistemas o equipos informáticos reduce la liquidez y puede tener que obligar a aumentar líneas de crédito, ya sea con las entidades financieras o con proveedores.

Tenemos que tener claro que la opción del renting tecnológico es la mejor alternativa, ya que no compromete la capacidad de inversión ni el equilibrio financiero, porque el ratio de endeudamiento no se ve afectado debido a que los equipos no figuran en Balance, solo en la cuenta de resultados.

Además, debemos tener en cuenta también que la compra por medio de renting evita que los equipos entren en balance, ya que la propiedad es de la empresa arrendadora, aumentando de este modo la capacidad crediticia y fortaleciendo el propio balance.

3. Seguridad en la planificación de su gasto facilitando la planificación de las necesidades de tesorería. La renta no varía durante todo el período contractual y todos los servicios van incluidos en cada cuota considerándose una única factura como gasto contable y fiscal en el ejercicio en curso.

En definitiva y como una opción de venta valiosa y beneficiosa para el cliente, debemos tenerla en cuenta en nuestro planteamiento comercial. Reemplacemos las altas inversiones por cuotas bajas y cómodas a través del renting tecnológico. El desarrollo de cualquier negocio en este momento requiere estar al día en las últimas tecnologías y la inversión permanente en ella es vital para asegurar la eficiencia de cualquier compañía. Cambiemos el concepto de la venta. Si una compra vincula un desembolso de capital importante, que incluso atendiendo a los cortos ciclos de vida actuales de los equipos tecnológicos a menudo llegan a quedarse obsoletos antes del retorno de la inversión y de su amortización, ¿por qué no convertirlo en gasto? Apostemos como mejor opción cuotas mensuales fijas que permiten no solo invertir en la tecnología más puntera de forma continua, sino que ayudan a que la venta desde el punto de vista del proveedor sea más constante, permanente y fiel.

Comparte:

Escrito por

Directora Financiera de SIAG. Licenciada en Derecho y Master en Dirección Financiera y Fiscalista, con más de 15 años de experiencia en diferentes sectores, siendo los últimos 10 en el de IT.

Deja un comentario