Fog Computing, ¿cómo funciona?

Fog Computing es una tecnología que implica un cambio determinante y que agrega otro nivel de complejidad al cloud computing, que es la centralización de la información en manos de desarrolladores que ofrecen almacenamiento masivo y análisis de datos y procesamiento de los datos en servidores. Fog Computing es un término que fue establecido por un documento de Cisco Systems. Fog Computing o Computación en la niebla está posicionada para revolucionar los sistemas de producción, el transporte e incluso las redes en las que realizamos negocios a diario.

Viajando por la niebla ¿Cómo funciona Fog Computing?

La premisa de la computación de niebla está en el camino de cumplir su papel como una tecnología disruptiva, ya que permitirá a las industrias experimentar una eficiencia significativamente mayor e incluso menores costes de operación, en comparación con una nube hibridada. El menor coste, combinado con el modelo de eficiencia del cloud computing y fog computing, permite avances aún mayores en la industria, en la seguridad y hasta la velocidad de las transacciones comerciales.

Fog computing utiliza dispositivos periféricos y puertas de enlace con LAN que proporciona capacidad de procesamiento. Estos dispositivos deben ser eficientes, lo que significa que requieren poca potencia y producen poco calor. Los equipos de una sola placa (SBC) se pueden usar en un entorno FOG para recibir datos en tiempo real como tiempo de respuesta, seguridad y volumen de datos, que se pueden distribuir a través de múltiples nodos en una red.

Con esta computación se reduce la latencia, ya que no es necesaria la conexión a la nube. Con esto se consigue, además, reducir la cantidad de datos que se envían a la nube, un aspecto muy relevante si tenemos en cuenta que las cantidades de datos a procesar no dejarán de incrementarse en los próximos años.

Conclusión

Fog Computing ayuda a que la nube maneje la gran cantidad de datos que se generan diariamente desde el IoT. Permite una amplia gama de beneficios, que incluyen seguridad mejorada, ancho de banda reducido y latencia reducida. Estos beneficios hacen que la niebla sea un paradigma apropiado para muchos servicios de IoT en diversas aplicaciones, como vehículos conectados y redes inteligentes. Sin embargo, los dispositivos en “la niebla” obviamente enfrentan varias amenazas de seguridad, muy similares a las que enfrentan los centros de datos tradicionales, y que deben abordarse.

Comparte:

Escrito por

The author didnt add any Information to his profile yet

Deja un comentario