¿Ha adoptado ya tu empresa la metodología DevOps?

La palabra DevOps está compuesta por la combinación de las palabras development (desarrollo) y operations (operaciones) y se encuentra en el contexto de las metodologías de trabajo ágiles. Entre las ventajas de estas metodologías se encuentran la productividad, calidad, un control diario de los avances del proyecto, un óptimo uso de los recursos, flexibilidad y reducción de riesgos.

Gracias a DevOps, las empresas pueden dar una respuesta más rápida a la implementación y desarrollo de aplicaciones.

Se trata de una metodología de trabajo basada en la colaboración que permite a desarrolladores, probadores y especialistas en operaciones trabajar de una forma más rápida y más cercana. Los equipos de desarrollo y de operaciones trabajan en estrecha colaboración para agilizar las compilaciones, pruebas y versiones de software.

Cada vez son más las empresas que están adoptando esta metodología para ofrecer servicios ágiles. Así lo demuestra un nuevo estudio de Claranet, que señala que el 29% de las empresas ya han adoptado un enfoque DevOps.

A día de hoy, según los datos del estudio de Claranet, el 29% de las empresas ya han realizado la transición a una aproximación DevOps y un 54% esperan hacerlo en los próximos dos años. “Una señal positiva, pues los negocios esperan sacar el máximo provecho de la revolución del software y están dando pasos hacia convertirse en lo más ágiles que puedan, una apuesta por la mejora de la experiencia del cliente”, señala el estudio.

Sin embargo, aún existen barreras que impiden aprovechar al máximo esta filosofía. Casi el 74% de los que han migrado al enfoque DevOps han topado con retos de algún tipo. Los propios equipos de operaciones que limitan el potencial de DevOps es visto como el obstáculo más común entre los líderes TI (en un 26% de los casos), seguido de una falta de objetivos de negocio claros dentro de la estructura directiva, lo que dificulta la definición de la estrategia en este terreno (25%). Completan la lista de los seis primeros retos la falta de tiempo para automatizar todas las tareas que se desean optimizar (24%), y la inestabilidad de las aplicaciones y el conflicto con el ITIL histórico (ambas citadas en el 22% de las ocasiones), y la falta de competencias internas en herramientas DevOps modernas (21%).

Michel Robert, director general de la firma en Reino Unido, señala que “el enfoque DevOps no puede ser implementado de la noche a la mañana. Requiere de un periodo de cambio reiterativo en el que tanto la tecnología como las personas de la organización deben ser preparadas. Incrementar la automatización es esencial para lograr la agilidad que caracteriza una aproximación DevOps de éxito, de manera que las empresas deben dar pasos adicionales para implementar nuevas medidas que lo faciliten. Un modo de hacer esto es pasar del énfasis en la integración continua (CI) al énfasis en el desarrollo continuo (CD). Efectivamente, este método permite ir de las actualizaciones de aplicaciones trimestrales a poder lanzar actualizaciones una o dos veces a la semana. Combinar esto con la flexibilidad de la nube aportará el máximo beneficio”.

Fuente: www.ituser.es

Comparte:

Escrito por

The author didnt add any Information to his profile yet

Deja un comentario