¿Qué es el Cloud Computing?

¿Qué ventajas ofrece el Cloud Computing? ¿Qué distintas modalidades de hosting en la nube existen? Conviene comprender estos fundamentos de primera mano para no generar confusiones innecesarias.

Hace apenas 10 años muy poca gente sabía el significado de IaaS o SaaS ni en qué consistía eso de la “nube”. Sin embargo, en la actualidad los servicios informáticos en la nube están a la orden del día. El término Cloud Computing o “computación en la nube” hace referencia al acceso y almacenamiento de los datos de trabajo en aplicaciones, servidores, bases de datos o plataformas en la nube a través de Internet. El uso de dicha nube no conoce límites. Se puede utilizar un servicio en línea para enviar correo electrónico, editar documentos, ver películas o televisión en streaming, escuchar música, almacenar datos, crear copias de seguridad de los mismos y recuperarlos, así como hospedar sitios web y blogs.

Un gran número de organizaciones, desde pequeñas empresas hasta organizaciones sin ánimo de lucro, están adoptando ya esta tecnología. A las compañías que ofrecen estos servicios informáticos se les denomina proveedores de nube y la práctica de cobro más habitual se ajusta en función del uso de los servicios informáticos.

Ventajas del Cloud Computing

Una de las ventajas más importantes a nivel empresarial es la notable reducción en los costes al no tener que adquirir y mantener infraestructuras internas o servidores. Además, la informática en la nube facilita y abarata la creación de copias de seguridad, recuperando estos datos en caso de que se produjera algún problema sin afectar a la continuidad empresarial. Con las aplicaciones en la nube, la colaboración entre usuarios es mayor al poder acceder de forma fácil a documentos compartidos y de manera casi instantánea. Otra ventaja de gran relevancia, es la accesibilidad que ofrece a los distintos servicios y plataformas pudiendo trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento siempre que se disponga de una conexión a Internet.

Cloud Computing - SIAG Consulting

Cabe destacar que no todas las nubes son iguales. Hay tres formas diferentes de implementar recursos informáticos en la nube: nube pública, nube privada y nube híbrida. Las nubes públicas son propiedad de otro proveedor de servicios en la nube, el cual las administra y ofrece sus recursos informáticos, como servidores y almacenamiento, a través de Internet. Microsoft Azure es un ejemplo de este tipo de nube. Una nube privada es aquella en la que los servicios están en una red privada que utiliza exclusivamente una empresa u organización. Por último, las nubes híbridas permiten el movimiento de datos y aplicaciones entre nubes privadas y públicas aportando a las empresas una flexibilidad mayor.

Modalidades de hosting cloud

Existen también tres modalidades diferentes de alojamiento en la nube. Cada una de ellas se ajusta a las necesidades concretas que tenga el cliente a nivel de infraestructura, herramientas propias, software…

a) Infraestructura como servicio (IaaS)

IaaS proporciona infraestructura de procesamiento como servidores, máquinas virtuales, conexiones de red y direcciones IP donde los usuarios tienen acceso a una parte de los recursos para construir con ellos su propia plataforma informática.

b) Plataforma como servicio (PaaS)

PaaS está diseñado, sobre todo, para desarrolladores que necesiten crear aplicaciones web o móviles. El cliente puede utilizar herramientas suministradas por el proveedor y elegir las funciones que desee.

c) Software como servicio (SaaS)

Con SaaS, los datos y las aplicaciones son administrados por los proveedores de servicios en la nube. Los usuarios se conectan a la aplicación a través de Internet, normalmente con un explorador web. De este tipo de aplicaciones nos podemos encontrar con Suite ofimáticas como Office 365 o Google Docs, aplicaciones de almacenamiento y copias de seguridad como Google Drive, OneDrive y Dropbox, entre otras, o sistemas ERP, entre las que destacan, Microsoft Dynamics NAV u Oracle E-Business Suite.

Comparte:

Escrito por

Equipo de redacción de Solo pienso en TIC, el blog de SIAG Consulting.

Deja un comentario