Apps VPN para Android: ¿pueden suponer un riesgo para nuestros datos?

Muchos usuarios se conectan a Internet a través de la red privada virtual (VPN) para buscar mayor privacidad gracias el cifrado o para desbloquear algún sitio o aplicación de música y vídeo, entre otras. Una VPN (Virtual Private Network) es una red privada virtual que usa una tecnología de punto a punto capaz de comunicar y permitir el envío de información a través de Internet de una forma encriptada, es decir, toda la información transmitida desde un dispositivo conectado a la red VPN hasta dicha red va cifrada, proporcionándonos seguridad.

Otra ventaja que nos proporciona las VPN es que también podemos imprimir en nuestra red local desde cualquier lugar o acceder a servidores internos. Este uso en el mundo corporativo está a la orden del día ya que los empleados que necesiten desplazarse fuera de la oficina o trabajar desde casa pueden acceder a los servidores internos sin que la información viaje libremente por Internet.

Fuera del entorno empresarial, Android nos ofrece aplicaciones que creen VPN cuya tecnología es la misma que la que se usa en ordenadores. De este modo podemos conectarnos a una red Wifi abierta sin que nadie pueda inspeccionar los datos que transmitimos. Si la VPN que usamos no está entre los tipos estándar que vienen por defecto en Android podemos encontrar algunas aplicaciones en Google Play que haga uso de la capacidad de Android de VPN aunque gestionado mediante software. Pero, ¿estas aplicaciones VPN para Android son de total confianza?

¿Son seguras las Apps VPN?

Pues bien, según un informe elaborado por investigadores de seguridad de la Universidad de California en Berkeley y CSIRO, una agencia de investigación federal en Australia, comprobaron al analizar alrededor de 300 aplicaciones VPN para Android que el 84% recolectaba el tráfico del usuario, el 38% contenía software malicioso y el 18% no cifraban los datos, algo básico como hemos visto en una red VPN. Entre la lista de las aplicaciones que esconden malware en su código aparecen OkVpn, EasyVpn o HatVPN, entre otras.

Con el uso de estas aplicaciones dejamos nuestras conexiones a manos de terceros que tendrán a su disposición todos nuestros datos para utilizarlos de forma fraudulenta. Es imprescindible buscar una VPN que lo ofrezca una empresa de confianza y sospechar de aquellas que pidan acceso a muchos permisos de nuestro dispositivo.
Existen redes privadas virtuales gratuitas y de pago. Las primeras suelen tener publicidad y además pueden provocar fugas de información. Las VPN de pago son más rápidas y robustas, no contienen publicidad y no guardan registros de nuestras actividades. Algunas de ellas son: VPN Hide My Ass, NordVPN para Android, que dispone de más de 500 servidores entre los cuales puedes elegir para conectarte o la firma de seguridad especializada en redes privadas virtuales, ibVPN.

Si bien algunos servicios VPN dicen proteger contra sitios de malware y phishing además de bloquear anuncios, siempre es mejor un software antivirus para esta tarea.
Es importante señalar que mientras que estamos conectados a la VPN nuestros datos están cifrados pero una vez que salimos del servidor VPN éstos quedan expuestos.

Comparte:

Escrito por

Equipo de redacción de Solo pienso en TIC, el blog de SIAG Consulting.

Deja un comentario