Snowmobile Amazon, el camión que puede transportar tus datos a la nube

El año pasado Amazon creó la llamada Snowball, un dispositivo del tamaño de una torre de ordenador que permite enviar hasta 80 TB de datos a Amazon Web Services. Pero el gran volumen de datos que las compañías van generando hace que Snowball no pueda cubrir todas las necesidades. Por ello, después de un año trabajando en cómo solucionar este problema de espacio, los de Bezos han creado Snowmobile Amazon Web Service, un camión que permite la transferencia de grandes cantidades de datos a la nube y, lo más importante, en poco tiempo.

El citado camión está capacitado para cargar con 100 petabytes de datos, incluyendo bibliotecas de vídeo, repositorios de imágenes o incluso una migración completa del centro de datos “on premise” de los clientes a la estructura cloud de Amazon, la denominada Amazon Web Service (AWS). Según la propia compañía, mover un exabyte con una conexión estable de 10Gbps tardaría unos 26 años, mientras que con diez de sus camiones en aproximadamente seis meses estaría todo subido en la nube.

snowmobile-amazon

¿Cómo funciona el Snowmobile Amazon Web Service?

Los camiones Snowmobile Amazon están formados por un contenedor de envío reforzado de 13,71 metros de longitud. Disponen de guardias de seguridad, GPS incorporado para estar localizable en todo momento, monitorización de alarmas, vigilancia por vídeo las 24 horas y un vehículo de seguridad de escolta opcional en tránsito. Cualquier cliente o compañía que lo necesite puede pedir el camión, el cual se trasladará al mismo centro de datos. Allí, el personal de AWS conectará un interruptor de red de alta velocidad extraíble de Snowmobile con la red local del centro. Así se podrá comenzar la transferencia de datos de alta velocidad del centro de datos a Snowmobile. Una vez que estos estén cargados, el tráiler se los lleva de vuelta a los centros de AWS, donde los datos se importan en Amazon S3 o Amazon Glacier.

Todos los datos se protegen mediante claves de cifrado de 256 bits administradas a través de AWS Key Management Service (KMS) y diseñadas para garantizar la seguridad y custodia total de los datos. El precio del servicio es de 0,005 dólares por gigabyte, por lo que transferir 100 petabytes saldría por alrededor de 500.000 dólares. Su alto precio evidentemente implica que no sea un producto asequible para ninguna PYME. Sin embargo, estas tampoco tendrían, en teoría, la necesidad de realizar una transferencia de información similar y son solo las grandes corporaciones quienes se verían tentadas por la ejecución de un servicio similar. En todo caso, siempre son bienvenidas todas estas innovaciones constantes procedentes de la empresa de origen norteamericano.

Comparte:

Escrito por

Equipo de redacción de Solo pienso en TIC, el blog de SIAG Consulting.

Deja un comentario