¿Sufres tecnoestrés?

¿Eres de los que necesitas tener el último modelo de móvil u ordenador para estar feliz?, ¿tienes continuamente una necesidad incontrolable de consultar el correo, ver las redes sociales o escribir WhatsApps?, ¿incluso estando en el trabajo estás constantemente pendiente del móvil? Si has respondido que sí a estas preguntas, quizás sufras de tecnoestrés.

El tecnoestrés es un tipo de estrés en el que las personas tienen la necesidad de estar constantemente conectados y pendientes de las nuevas tecnologías, llegando hasta el punto de afectar a la salud física y mental. Cada vez son más las personas que lo sufren, sobre todo, aquellas que trabajan diariamente con dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles y tablets), además cuanta más tecnología nos rodea, más probabilidades tenemos de sufrir tecnoestrés.

Entre los síntomas que padecen estas personas están la irritabilidad, un mal descanso, impulsividad, aislamiento social, dependencia tecnológica, así como, dolores de cabeza, dolores musculares y trastornos gastrointestinales, entre otros.

Entre los diferentes tipos de tecnoestrés podemos encontrar tres:

Tecnoansiedad. Miedo a usar alguna TIC para el desarrollo de su trabajo.

Tecnofatiga. Cansancio y agotamiento mental por la exposición continua a la tecnología informática.

Tecnoadicción. Necesidad incontrolable de utilizar las TIC, que lleva a comportamientos obsesivo-compulsivos llegando a condicionar el día a día del usuario por completo.

El último informe sobre la influencia de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) sobre la salud de los trabajadores, elaborado por Pedro R. Gil-Monte, doctor en Psicología por la Universidad de La Laguna y profesor colaborador del Grado de Psicología de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), advierte de que “el tecnoestrés, la tecnofobia, la tecnofatiga y la tecnoadicción” son “los nuevos riesgos psicosociales” a los que se enfrentan los trabajadores.

¿Qué hacer si sufro de tecnoestrés?

Lo primero de todo y más importante es reconocer que sufrimos de esta adicción y, a continuación, poner una solución. Algunas recomendaciones son:

– Descansar 5 ó 10 minutos por cada hora de trabajo que estamos frente al ordenador.

– Usar los dispositivos tecnológicos con moderación y establecer horas de desconexión tecnológica donde hacer otras cosas como, por ejemplo, leer un libro.

– Durante la comida y la cena, o cuando nos reunimos con amigos y familiares, dejar el móvil en un segundo plano.

– Si no necesitas el móvil para tu trabajo, ponlo en silencio y así evitarás distracciones.

– Mientras estamos trabajando con el ordenador, es aconsejable no tener multitud de tareas a la vez.

– Realizar ejercicio físico, comer de forma saludable, escuchar música o practicar alguna técnica de meditación como el yoga.

– Reducir malos hábitos posturales.

Comparte:

Escrito por

Equipo de redacción de Solo pienso en TIC, el blog de SIAG Consulting.

Deja un comentario