Usos cotidianos del Big Data en las empresas

Big Data y Data son dos de las palabras más de moda en el ámbito de la innovación y el emprendimiento. ¿Pero sabemos realmente su significado y qué utilidad tienen?

Antes del nacimiento de Big Data, las empresas dedicadas al estudio de mercados y los profesionales en mercadotecnia tenían que salir a la calle para conocer todo lo que necesitaban acerca de las personas: sus gustos, su forma de pensar, su forma de vestir, qué lugares frecuentan, sus principales intereses, etc. Ahora, con la llegada de la tecnología, todo eso ya no es necesario. Con los dispositivos móviles, las redes sociales, las encuestas online, etc, y su uso cotidiano, cualquier cosa que hagamos en la red deja un rastro digital que pasa a formar parte del Big Data. Nosotros mismos somos los responsables de que la acumulación masiva de datos de Big Data crezca cada vez más. Toda esta ingente cantidad de información está disponible para que las empresas realicen análisis en base a los datos recogidos y puedan predecir tendencias y comportamientos, crear nuevos productos e incluso mejorar acciones de marketing. El objetivo no es otro que comprender el comportamiento del cliente y predecir sus futuras acciones.

Para las grandes compañías, “la revolución de los datos masivos” refleja una gran ventaja a la hora de analizar la información tanto dentro de los sistemas de la compañía como la que procede de fuera, gracias a las tres principales “V” del Big Data (Velocidad, Volumen y Variedad). Para conseguir un conocimiento total del cliente, las compañías deben poseer la información suficiente y apropiada para poder asesorarle y crear una relación de confianza.

big data

Es imprescindible disponer al instante tanto de información interna (según el comportamiento del cliente en otras experiencias con la propia compañía) como externa (sobre sus gustos e intereses, obtenida a través de las redes sociales, correo electrónico, suscripciones…). Los responsables de la toma de decisiones operativas dentro de una empresa, pueden visualizar todos los datos para así obtener la visión más adecuada posible aumentando la eficiencia de las operaciones.

Big Data y su extensión a la seguridad

Big Data también se extiende al ámbito de la seguridad jugando un papel muy importante en la prevención del filtrado de datos confidenciales. Por ejemplo, entre las cantidades masivas de datos, tanto internas como externas, se puede llegar a descubrir un fraude cibernético que se esté produciendo en una cuenta de usuario mediante la comprobación en tiempo real de su historial de actividad, ya sea por un comportamiento anormal de un usuario o una transacción sospechosa. La capacidad para analizar datos de la red de telecomunicaciones y de redes sociales permite detectar amenazas y prevenir ataques cibernéticos en tiempo real. Analizando el tráfico de la red, las compañías pueden descubrir nuevas amenazas y adelantarse en la detención de ataques de hackers, intrusos, espionaje e incluso ciberataques.

No cabe duda que la valiosa información que dejan los consumidores y clientes junto con un correcto análisis de datos, supone una revolución para las compañías permitiéndoles ampliar su abanico de productos y servicios.

Comparte:

Escrito por

Equipo de redacción de Solo pienso en TIC, el blog de SIAG Consulting.

Deja un comentario